Entre en nuestra comarca por Villalgordo del Júcar, delimitando al mismo tiempo la provincia, la comarca y su término, sigue su curso atravesando los términos municipales de Fuensanta, La Roda, Montalvos, La Gineta y Tarazona de la Mancha.

El río discurre unos veintitrés kilómetros a través de estas tierras creando paisajes irrepetibles. Ambas riberas están repletas de vegetación, su orografía y color hacen de este entorno un oasis en la llanura manchega. Los contrastes entre los ocres de los campos, la siembra en periodo de cosecha y la ribera del río es el cuadro más hermoso para los amantes del arte.

Antiguamente estaba repleto de centrales eléctricas; hoy se pueden ver numerosas de ellas, la mayoría en desuso, a lo largo de su paso por la Mancha del Júcar. Los juncos, las rápidas y los puentes de madera o piedra son los otros compañeros de este caudal de vida a su paso por nuestra tierra.Comenzamos el descenso en barca desde el término municipal de Villalgordo del Júcar, en la zona que se conoce bajo el nombre de «El Batanejo» . Esta es una zona muy amplia del río, donde el agua fluye tranquila. Después atravesamos el salto de Villalgordo y nos dejamos llevar hasta el paraje denominado «La Manchega» en el término de Fuensanta. Aquí realizamos otro alto en el camino para disfrutar del paisaje en este remanso, atravesando a continuación un nuevo salto de central eléctrica.

Cuando veamos un puente de madera construido sobre unos grandes pilares y vigas de hierro habremos llegado a «Quitapellejos». Tras atravesar el pequeño salto, bajo este puente, nos encontramos con una zona apodada coloquialmente como «La Isla», que es una bifurcación del río que encierra en su interior un pequeño trozo de terreno.

Desde aquí llegamos a la zona conocida como «Recodo Bello», donde el río hace un remanso, rodeado de un paisaje de indudable belleza.

Ahora llegamos a «El Carrasco». Su puente fue construido por D. Juan Antonio Atienza y se exigía un pago por peaje que oscilaba entre los ocho céntimos por persona y dos pesetas y media por un coche, tartana o berlina cargados.

Tras el salto eléctrico, nos encontramos con la aldea de «El Concejo», dentro del termino municipal de La Roda. A continuación divisamos el paraje de «La Marmota», perteneciente al término de La Gineta y, finalmente, tras un salto de agua llegamos al último lugar del paso del Júcar por nuestra comarca, el puente de La Gineta a Tarazona.

Este recorrido está plagado de bellos paisajes, del canto susurrante del agua al pasar a través de las piedras y del aroma a naturaleza. Es ideal para hacer una ruta con mountain-bike, especialmente el tramo que discurre desde «Quitapellejos» hasta «El Carrasco», donde iremos siempre a la sombra aunque lo hagamos en pleno verano.

Desde tiempos remotos el ser humano ha buscado los ríos para vivir cerca de ellos, el agua para consumo e higiene y la pesca eran factores determinantes. Hoy se sigue acudiendo al río, pero con un carácter más lúdico que práctico.

El Río Júcar es parte de ésta que pretendemos sea también su comarca, siga su curso y descubra por qué somos  Mancha  Júcar Centro, en esto también se sorprenderá.